Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Día: 29 Mayo, 2017

La alimentación industrial

Los perros tienen preferencias, no por el tipo de contenedor (latas de conserva, bolsas de cartón, bolsas metalizadas, etc.) sino por la proporción de agua contenida. Generalmente les gusta más la alimentación húmeda. Sin embargo, pueden acostumbrarse perfectamente a consumir alimento seco. ¿Qué tipos de alimentos encontramos en las tiendas?

  • Latas metálicas: contienen alimentos húmedos (70-80% de humedad)
  • Cajas de cartón: contienen el pienso o croquetas (15% de humedad)
  • Bolsitas metalizadas: contienen dosis individuales de alimento húmedo.
  • Sacos: contienen croquetas o mezclas de cereales para humidificar.

Según el embalaje y los productos, el contenido puede variar de 500 g a 30 kg. Las presentaciones en formato pequeño son más caras.

Los ingredientes

Representan la lista de los componentes: proteínas animales, cereales, gluten, grasas, animales, fibras, etc. Los ingredientes pueden ser de origen vegetal o animal. En este post os vamos a hablar de los cereales.

Los cereales

El maíz: aporta de 355 a 365 kcal de energía metabolizable y de 9 a 11 g de proteínas por 100 g. Contiene entre el 4 y el 6 % de lípidos, ricos en ácidos linoleico y linolénico. Además, aporta minerales, como potasio, fósforo, hierro, calcio, y también caroteno, tocofenol, tiamina y piridoxina. Se utiliza mucho y representa una fuente de almidón interesante.

El trigo tierno: se utiliza en forma de copos, harina tamizada, harina baja, harinilla semiblanca, grano hinchado, galletas, germen de trigo, etc. (la alimentación tradicional lo incluye en forma de pan). Al igual que el maíz, el trigo aporta principalmente glúcidos en forma de almidón.

El trigo duro: se presenta en forma de pastas precocidas, coloreadas o no con polvo de espinacas, zanahorias u otros, que se incorporan en alimentos secos multicompuestos.

Arroz partido (o arroz picón): debe estar muy cocido para que su almidón sea digestible. El arroz partido está disponible solamente en los circuitos de alimentos para animales (no están a la venta para la alimentación humana), reducido en polvo y extrusionado, que da lugar al arroz “inflado”.

La cebada y la avena: la cebada es rica en celulosa. La avena descascarillada se utiliza poco porque se considera demasiado cara. El interés de estas materias primas radica en el aporta de glúcidos.

El salvado: procedente del envoltorio de los granos de cereales, es rico en fósforo y en hemicelulosa. Provoca sensación de saciedad y mejora el tránsito.

 

Deja un Comentario